Velocidad y paciencia

June 30th, 2010 by Gaston Leave a reply »

Los negocios hoy en día se mueven a mucha velocidad, y es muy difícil seguirles el ritmo, las cosas cambian, evolucionan y las empresas deben adaptarse.

Pero una de las cosas que más cuesta es darse cuenta que no todo corre a esa velocidad. Una vez que los cambios fueron hechos, los contratos firmados, las implementaciones terminadas, el mercado se sigue moviendo a su ritmo, y uno debe tener la paciencia suficiente para no desesperarse y esperar que los resultados de los cambios se puedan ver.

Este mix es bastante explosivo, ya que implica mucha presión interna en el equipo y proveedores, y la paciencia hacia el mercado, para que recepte los cambios, poder entender cómo los toma y nuevamente retroalimentar un proceso de mejora constante.

Debemos ser entonces muy cuidadosos con la velocidad, que no implique presión excesiva para el equipo, pero que a la vez sus integrantes, en el rol de cada uno, entiendan la importancia de la velocidad. Pero además, que esta velocidad intente ser efectiva, es decir, hacer las cosas rápido pero usando la cabeza para que salgan lo mejor posible.

Y todo ese trabajo, en presión y velocidad, se corona con la paciente y lenta espera a que vengan los resultados, a entender si los resultados que vamos obteniendo son suficientes o conviene ampliar la muestra para validarlos, si podemos de esos comportamientos sacar ya alguna conclusión válida para volver a, con velocidad y eficacia, hacer los ajustes que sean necesarios.

Velocidad y paciencia, son características propias de los negocios de hoy en día.

Be Sociable, Share!
Advertisement

1 comment

  1. muy de acuerdo. equilibrar velocidad y paciencia no es sencillo, acabo de salir de una etapa de paciencia para meterme en una de extrema velocidad, deseenme suerte, jejj. saludos.

Leave a Reply

Switch to our mobile site