Ultimas tendencias laborales, o cómo hacer cada vez más difícil tener una empresa

July 23rd, 2007 by Gaston Bercun Leave a reply »

Balanza desequilibradaExiste un fino equilibrio entre trabajadores y empresas. Ese equilibrio es regulado por el Derecho Laboral, y decidido por la Justicia Laboral.

En Argentina estamos viviendo un proceso de aumento progresivo de la conflictividad laboral, con aumento en los juicios y reclamos laborales, apoyados principalmente por algunas tendencias jurisprudenciales que tienden a hacer responsables “a todos por todo”, desvirtuando muchas veces no sólo la realidad de los hechos, sino los principios de empresa e incluso las garantías del derecho laboral.

Antes de seguir es importante destacar que este no es un manifiesto pro-empresa y anti empleado, ni nada parecido. Personalmente creo que debe existir un equilibrio, y esta nota es generada porque me parece que ese equilibrio se está rompiendo, y cuando esto pasa, lo único que se logra es desalentar inversiones, desalentar la apertura de nuevas empresas con mano de obra intensiva, y desalentar la apertura internacional del país. No creo que este pueda ser el objetivo de nadie, pero parecemos estar en ese camino.

En los últimos tiempos han sido innumerables los ejemplos de esta ruptura de este fino equilibrio. Quiero detenerme en dos, porque creo son demostrativos de cómo el camino en el que estamos es peligroso, y puede ser un camino sin retorno en muchos sentidos

1. Condena a Director Suplente

Hace poco la Cámara Laboral condenó solidariamente al pago de una indemnización a un Director suplente, que no había ejercido nunca el cargo, sosteniendo que no podía desconocer que la empresa no registraba debidamente a sus trabajadores.

Más allá de los fundamentos técnicos de fallo, parece el fallo apartarse ya no solo del derecho labora, aún de sus tendencias más “extremistas”, sino que parece apartarse del sentido común y los fundamentos básicos de la responsabilidad en el Derecho Argentino.

La responsabilidad de los Directores (titulares) por hechos de esta naturaleza es un tema de larga discusión y diferencias en el derecho argentino, y realmente ninguna de las dos posturas básicas parece estar completamente equivocada. Veremos algunos aspectos de esto en el próximo punto. Pero el hacer responsable a una persona que fue designada y nunca ejerció cargo alguno, un tercero sin conexión con la operatoria de la empresa, ni con la toma de las decisiones que motivan la responsabilidad, parece ir demasiado lejos.

Esto no hace mas que alejar la posibilidad que quienes figuren en cargos directivos, sean quienes dirijan las empresas, cosa que disminuye la calidad institucional de las empresas argentinas.

2. Tercerizadoras de servicios

Muchas empresas y emprendimientos han sido iniciados en función del concepto de tercerización de servicios, las empresas prefieren contratar empresas especializadas para realizar tareas accesorias de su objeto.

Los ejemplos son infinitos, limpieza, mantenimiento técnico de sistemas, call centers, servicio técnico, contable, legal, marketing, reparaciones, mejoras, capacitación, promociones, empaquetados especiales, seguridad, etc.

Las ventajas para la empresa contratante también están dados por la disminución de riesgos laborales asociados a la contratación de personal en planta permanente dedicado a tareas accesorias.

De esta forma, todos se benefician. Los empleados, tienen puestos de trabajo en blanco, y más estables, ya que la contratante posee múltiples clientes. Las empresas contratadas, logran un mayor rendimiento de dichas tareas, por la especialización y capacitación de las personas que las prestadoras encomiendan. Por último, las prestadoras, encuentran nichos de mercado en donde desarrollarse, generando trabajo, ganancias y riqueza.

Caso emblemático es aquél que recuerdo haber leído hace unos años, de una persona que vivía en la calle, y comenzó a ofrecer a los comercios el limpiar sus vidrieras. Años después contaba con mas de 20 personas contratadas, camionetas especialmente equipadas, y centenas de clientes.

Pues este modelo está peligrando. No sólo por la aplicación jurisprudencial que se viene haciendo, como el emblemático caso “Ramirez“, sino porque ahora la Cámara de Diputados de la Nación impulsa incorporar esa doctrina a la legislación laboral.

En otras palabras esto implica la posibilidad de que un empleado de la Prestadora, demande directamente a la empresa contratante, sin siquiera necesitar co-demandar al principal de la relación laboral.

Una vez más, como dijimos antes, parece estarse llegando demasiado lejos. La responsabilidad de la empresa, en su caso, podría llegar a entenderse si ésta no tomó los mínimos recaudos para ver que el empleado que presta servicios dentro de sus instalaciones o en la vía pública (mensajerías, promociones, etc.), tiene los seguros correspondientes.

Pero el pensar que por el solo hecho de existir una tercerización existe una responsabilidad directa, parecería demasiado, parecería otra vez estarse rompiendo el equilibrio del que hablamos al principio.

3. Conclusiones

Estos casos no son mas que ejemplos de casos temas que nos toca diariamente leer y analizar desde distintos puntos de vista (abogados, emprendedores, contadores, directivos de empresas, etc.). Sin embargo muestran una peligrosa tendencia.

Quizás el modelo en sí de la protección laboral contra despidos, esté obsoleto, y debiera pensarse en alternativas más modernas, que permitan mayor movilidad, pero mayor inversión en empresas con mano de obra intensiva. Ningún modelo de inclusión social puede basarse en el castigo a quien da trabajo, ya que los capitales, no tienen nacionalidad, y terminarán aterrizando en otros destinos, que les otorguen mayor estabilidad y equilibrio.

Be Sociable, Share!
Advertisement

1 comment

  1. Javier Beso says:

    Un articulo muy bueno sobre todo en los tiempos que vivimos en el que las reducciones de los derechos sociales van a ser la vía de escape para salir de esta crisis

Leave a Reply

Switch to our mobile site