Los buscadores no son los culpables de todo

December 10th, 2007 by Gaston Bercun Leave a reply »

search enginesEn los últimos días he tenido que defender en reiteradas oportunidades mi posición respecto a la responsabilidad de buscadores como Google y Yahoo en demandas por daños y perjuicios por hechos causados en internet.

Primero tuve que hacerlo en las Jornadas de Derecho Informático de hace un par de semanas atrás, luego durante la clase de responsabilidad que dí dentro del marco del módulo que me toca dar (y hoy terminar) en la Universidad del Salvador, y ahora me vuelve a surgir la necesidad de explicar mi postura ante esta nota publicada en un blog, que si bien justamente no lo hace responsable, analiza un supuesto más.

Como dice la nota se ha responsabilizado a los buscadores por diversos factores. Debemos reconocer que, si bien son hoy compañías globales con oficinas en varias ciudades, han creado su modelo de negocios y funcionamiento en función de una única jurisdicción (Estados Unidos) y esto puede crear situaciones que los lleven a incumplir alguna norma local. Sin embargo, en muchos casos, si analizamos los reclamos nos daremos cuenta de las reales intenciones de los actores.

Debe destacarse que si bien la web 2.0 dificulta conocer al autor real de una nota publicada, dado que la contribución de usuarios anónimos es la regla general, este no es el motivo por el que se intenta responsabilizar a los buscadores.

Personalmente creo que las razones radican en dos aspectos. El primero, y bastante obvio, el tamaño de la billetera. Si como abogado demando a un chico de 17 años que subió determinado contenidos, difícilmente tenga un juicio con probabilidades de hacer ruido y cobrar una importante suma de dinero. Por otra parte, es enormemento más fácil encontrar y notificar a un buscador que a aquél chiquillo del ejemplo.

Más allá de esto, el culpar al intermediario, al cartero como en la película italiana “Il Postino”, no pasa de ser una actitud ridícula, y carente de basamento jurídico real. Se dice que la demandas se sustentan en el hecho de la amplificación del daño que provoca la mayor difusión del sitio que genera el buscador. Que de no ser por ellos el sitio infractor no recibiría tantas visitas. Sin embargo este es el funcionamiento propio de internet. Además, esta teoría sería más razonable si se demandara a ambos, es decir al sitio originador del contenido dañoso y al buscador, sin embargo no es así. Sólo demandan, en la mayoría de los casos, a los buscadores, y no a todos, sino a los dos o tres mas grandes (y económicamente poderosos, obviamente).

Otro argumento es que si estos buscadores son capaces de “crawlear” toda la web, deberían ser capaces de reconocer los contenidos que hacen referencia a quienes tienen iniciadas acciones, y así evitar la reiteración de los supuestos hechos dañosos. Sin embargo, mal puede un buscador automatizado reconocer la diferencia entre “Susana Gimenez” diva de la TV Argentina, y Susana Gimenez, lider de proyectos en el HSBC Bank, o las otras cientos de homónimas que deben existir.

Pero para terminar quiero hacer un paralelismo. Hace años que en el mundo existen los avisos clasificados. Estos no son mas que anuncios de diversos tipos que las personas en general publican en los periódicos de circulación masiva (algo así como el diario 2.0 ;) ). Si bien allí vemos reiteradamente aparecer nombres de famosas, o frases que hieren o dañan, nunca se ha condenado al diario por dicho contenido.

En Argentina se llegó a condenar a un sitio web por un contenido que fue incorporado por un usuario en su foro, aún a pesar de haber sido dado de baja a la primera notificación (Notice and Take Down) por considerar a la “cibernética” como una cosa riesgosa.

Mejor dejo de escribir en esta cosa riesgosa porque creo haber explicado suficientemente las bases de mi postura, y tengo miedo que esta cosa explote como dijo aqué juez.

Be Sociable, Share!
Advertisement

3 comments

  1. Gastón, muy interesante tu análisis, más aún porque estás dentro del ámbito del derecho, y eso le da un mayor valor. No obstante, quiero resaltar que un buscador no es capaz por sí solo de distinguir un artículo que genere un daño a alguien, aunque sí puede eliminar los contenidos con una notificación que lo describa correctamente, para lo cual hay un formulario de acceso público, además de que el webmaster del sitio indexado por Google tiene a su alcance herramientas para tales acciones, incluso para que sus páginas no sean indexadas en primer lugar.

    Es por esto último, que las acciones deberían hacerse contra el sitio fuente de la información y no sobre Google, siendo que el buscador eventualmente eliminará el contenido, ya sea por petición o porque en siguientes indexaciones no los encontrará.

    Lo que comentaste al final, del caso del foro, fue algo de no creer. Y el problema está en que las leyes no son compatibles con la Web 2.0, o tal vez sí lo sean, pero en tal caso, no se las aplican como corresponde en numerosos casos.

  2. Cristian says:

    Muchas veces he tratado de sostener lo que mencionas porque estoy convencido que es así, pero parece que los intereses (que pueden ser economicos o no) que existen detras de culpar a un buscador son mayores. Por lo tanto no me parece raro que en tan poco tiempo hayas tenido que recurrir a mencionarlo en distintos ámbitos. Al menos ahora no me siento tan solo :).

Leave a Reply

Switch to our mobile site