Cómo valúo mi proyecto

May 22nd, 2008 by Gaston Bercun Leave a reply »

Ayer participé de una reunión muy interesante. La reunión era entre un emprendedor con su proyecto (comenzando a funcionar) y un empresario, que estaba interesado en tomar una participación, invertir, y dar apoyo desde su estructura empresaria al crecimiento del proyecto. Desde ya que se dice el pecado pero no el pecador, así que hasta que sea público, los nombres los mantendré confidenciales.

Fue muy interesante ver desfilar por arriba de la mesa las distintas formas en que el proyecto se valuaba. Mi interés no es en este post acabar con el análisis de las distintas decenas de formas que existen, ya que sería imposible, pero sí por lo menos contar elementos comunes que se tienen en cuenta, que pueden servir para cualquiera de Uds. para cuidar desde hoy en sus proyectos, si desean valuarlos.

Desfilan palabras como cashflow, EBITDA, propiedad intelectual, contingencias, usuarios/clientes/visitas, pageviews, facturación, opciones, etc.

Personalmente divido estas consideraciones en tres grandes categorías, que me ayudan en el día a día de la generación de una empresa a pensar si realmente estoy con mis decisiones agregándole valor. Las tres categorías serían lo que la empresa es o tiene, lo que la empresa será o puede generar, y por último las consideraciones negativas, que ponen algún tope a la valuación y a la generación de valor.

Estas últimas, las consideraciones negativas, son normalmente los problemas, contingencias o deudas que ha generado la compañía y que disminuirían su valor. Tener mal armada su parte legal, sus empleados en negro, tener mal llevada la contabilidad, tener ingresos o egresos no declarados impositivamente, etc. son consideraciones que disminuirán el valor de la empresa, por los riesgos y contingencias que implican.

En cuanto a las consideraciones de lo que la empresa es o tiene son varios los puntos a considerar. Por un lado, y sobre todo en empresas de tecnología, es considerar si la empresa ha desarrollado propiedad intelectual que pudiera tener un valor en sí. Ese valor puede estar dado por el tiempo que a otro le llevaría desarrollarlo (time to market)  o incluso por la exclusividad que puede representar, si ha conseguido una patente sobre el desarrollo. También es parte de lo que la empresa es o tiene su equipo, y cuán capaces sean de llevar la empresa a donde pretenden. Debe contarse en este punto también cuanto la empresa está actualmente facturando, y si ya ha alcanzado el break even, sea operativo o financiero.

Por último, las consideraciones respecto a lo que la empresa puede generar o puede llegar a ser. En este punto está principalmente el cashflow. Todo inversor acerca dinero a un proyecto pensando en recuperar ese dinero y multiplicarlo. Por ello es muy importante no sólo “dibujar” un cashflow que refleje ese hecho, sino además poder justificarlo y explicarlo. Poder argumentar con precisión el cómo y el por qué la empresa será capaz de generar el cashflow proyectado, es sin duda una gran demostración de seguridad y confianza al inversor. También pueden incluirse en esta categoría otras tecnologías que la empresa pudiera desarrollar y ya estuvieran planificadas.

Luego todo este coctel de consideraciones son mezcladas de distinta forma para obtener un cuánto vale un proyecto o empresa. Siempre que hablo de este tema recuerdo una frase de mi abuelo, abogado también, que uso mucho, y es “Algo vale lo que otro está dispuesto a pagar por ello”.

Be Sociable, Share!
Advertisement

6 comments

  1. Vuelvo siempre al Mexicano de la reunión de emprendedores de hace dos meses en Palermo. Y ello porque varios emprendedores amigos tienen una idea muy curiosa de como se agrega valor: creen que si el sitio “esta bueno”, alguien se los va a comprar. Es decir, en su esquema alguien pone la plata hoy, después viene un periodo más o menos largo sin “cashflows” (o cashflows negativos) y después viene el gran golpe, una gran Cashflow (la venta), el último año que compensa todos los números rojos.
    El problema es que ya paso la bubuja de la red y, por tanto, este razonamiento fallo ¿Quién va a comprar en el futuro el proyecto sino genera Cashflows?

  2. Francisco,
    Si bien estoy de acuerdo, debemos reconocer que existen casos en que sin generar cashflow se han vendido proyectos, sea por posicionamiento, tecnología o equipo. Igualmente es uno en un millón, por lo que difícilmente debiera de tomarse como objetivo.
    Saludos,

  3. Quique Cardarelli says:

    Excelente Gaston, muy buen post, muy aclaratorio y que deja mucho que pensar.
    Gracias

  4. Hola Gastón. Genial post y muuuy práctico, lo recomendaré en el grupo INVERSORES, EMPRENDEDORES Y PROFESIONALES ARGENTINOS (EN FACEBOOK)
    SAludos y hasta luego!

    CPN. MONJO, FERNANDO A

Leave a Reply

Switch to our mobile site